Qué se entiende por Emprendimiento Digital?

1.    Concepto de emprendimiento digital

El emprendimiento digital incluye todas las nuevas empresas y negocios que usan medios digitales para la negociación del producto y/o servicio que comercializan, sea de forma virtual o física. Las empresas que se mueven por este entorno se caracterizan por manejar y beneficiarse de las tecnologías como soluciones web, soluciones en la nube para la mejora de los procedimientos, big data, redes sociales, la creación de nuevos modelos de comercio, así como la perfección de la inteligencia empresarial.

1.1. Negocios y emprendimiento: Oportunidades

Independientemente de la profesión, seguro que hay nuevas oportunidades para establecer y crear un negocio online dentro de una especialidad. Internet se fomenta por entusiastas, lo que significa que si un emprendedor encuentra un amplio nicho de mercado que ama lo que muestra y le recompensa ofreciéndoselo, se podrá ganar la vida vendiendo los productos y servicios para sus clientes.

1.2. Formas de venta

1.2.1.  Venta Online de productos y/o servicios virtuales

Es una de los sistemas más económicos de iniciar y montar un negocio online, sin necesidad de invertir grandes cantidades de dinero ni de disponer de un stock físico. Los productos y/o servicios virtuales abarcan un gran abanico de negocios en internet, como vender cursos online, newsletters, streaming de música, ofertas y descuentos en comercios que enlazan al cliente con los servicios, etc.

1.2.2.  Venta Online de productos y/o servicios físicos

Así mismo, otra oportunidad de emprendimiento digital es la venta online de productos y/o servicios físicos por medio de Internet y de smartphones, lo que se entiende como e-commerce. Hay una multitud de oportunidades de mercado en este campo, como por ejemplo la venta de productos que son fabricados o producidos por el mismo emprendedor, como comprar directamente de la empresa que los comercializa y distribuirlos a través del negocio online y de una página web, como la comercialización de mercancías importadas o la negociación de productos usados por terceros.

Partiendo de esta pequeña introducción y una vez ya conocemos a qué se refiere cuando se habla de emprendimiento digital, se va a mostrar una serie de lecciones que son necesarias aprender para lograr tener éxito en cualquier negocio.

emprendimiento1.2. El éxito en los negocios en internet

Uno de las principales motivos por la que un emprendedor no se anima a poner en funcionamiento el negocio que lleva en mente, es porque este no se siente lo suficientemente experimentado y preparado. Y la única verdad es que una persona nunca está lo suficientemente preparado para emprender. Las lecciones de negocios sólo se aprenden cuando un emprendedor se anima a crear su empresa. Pero, ¿qué se puede hacer mientras nos lanzamos a dar el primer paso?

Seguidamente se detalla una serie de requisitos esenciales para lograr tener éxito en cualquier negocio. Se puede empezar a trabajar y a esforzarse en cada una de las siguientes lecciones para fortalecer el carácter del emprendedor, ganar más confianza y desarrollar todas aquellas habilidades empresariales que todo emprendedor debe saber dominar.

1.2.1. Requisitos para montar un negocio en internet

  • Respetar tu tiempo así como el de los demás

En cualquier negocio el tiempo es un recurso invaluable y no reemplazable. Un emprendedor exitoso sabe que puede ganar mucho dinero pero no podrá ganar o recuperar el tiempo. La puntualidad es sinónimo de compromiso, respeto y responsabilidad. Si se quiere que se tome en serio al emprendedor en los negocios, la puntualidad no es algo opcional, sino esencial. La puntualidad no hace referencia únicamente a llegar a hora a las reuniones, también se caracteriza por entregar a tiempo todos los compromisos frente a los clientes, aliados o socios.

Hay que hacer de la puntualidad una rutina y un principio en la vida, en el trabajo y en los negocios.

  • Aprender a aceptar toda crítica con inteligencia

Lo más seguro es que hayan críticas, los cuales unas serán constructivas, pero otras lo serán también destructivas. Se debe ser lo suficientemente inteligente para conocer cuáles son las críticas a escuchar y cuáles a ignorar. Algunas de ellas pueden llegar a ser muy fuertes, pero el emprendedor debe ser aún más fuerte para que la crítica le ayude a crecer y a aprender en vez de derrumbarse.

  • Afrontar un problema con un reto, no como un obstáculo

Si el reto vale la pena, el camino no será fácil. La travesía del emprendimiento digital está repleta de retos que ayudarán al emprendedor a crecer conforme los vaya superando. Es un error muy común que el emprendedor se pregunte cada vez que se enfrenta a un problema el por qué le pasa él, en vez de preguntarse para qué le está pasando, y qué se puede aprender de lo que está sucediendo.

Muchas personas se rinden ante la acumulación de problemas, un emprendedor encuentra oportunidades en dónde otros sólo ven que problemas. Hay que afrontarlos con determinación y paciencia, lo que te permitirá aprender importantes lecciones para crecer tanto como persona como emprendedor.

  • Trabajar por meta y sueño, y no por dinero

Si lo que se desea es dinero seguro y rápido, quizá lo que se necesita es un empleo en donde periódicamente se reciben los pagos. Cuando se inicia un negocio, se debe aprender a trabajar por sueños y por metas, lo que supone sacrificar los beneficios a corto plazo por lograr lo que se ha propuesto. Lanzarse enfocándose solamente en el dinero será motivo de desistir en cuanto el resultado financiero no sea lo esperado. Pero si el negocio se enfoca en algo más significativo que el dinero, como un reto, un sueño o un propósito, será entonces cuando se entiende que ciertamente vale la pena sacrificarse por ello.

Cuando el emprendedor empiece a seguir sus pasiones y deje de seguir al dinero, el dinero empezará a seguirle a él.

  • El emprendedor ha de creer en él, aunque no haya nadie que lo haga

Es sencillo creer en una persona cuando todos están de acuerdo, pero…, ¿y hacerlo cuando no hay nadie que lo haga? Eso sí que no es fácil. El emprendedor no debe renunciar a sus sueños y a sus ideales cuando no tiene a nadie que le apoye. Emprender es una trayectoria llena de inseguridades e incertidumbres en el que no hay nada cien por cien seguro, pero todo puede ser posible. En muchas ocasiones se tendrá que seguir al instinto aunque todo esté en contra.

Cuando alguien dice que algo es imposible, quiere decir que es imposible para ese alguien, pero no para ti.

  • Adquirir hábitos de ahorro y de inversión

Parte del éxito empresarial se caracteriza por la disciplina financiera. En muchas ocasiones, los emprendedores de los nuevos negocios se reparten los beneficios conforme los van obteniendo, de ese modo no hay ahorros, ni inversiones, y por tanto, tampoco crecimiento. Es más, existen negocios que pasan la mayor parte del tiempo funcionando para solucionar las necesidades económicas y financieras de sus socios. No es importante que un negocio produzca mucha o poca economía, lo realmente importante es que se destine parte de esos ingresos al ahorro y que mediante ese ahorro, se implanten planes de inversión que permitan al negocio crecer, sino la empresa se dedicará únicamente a sobrevivir.

Antes de poner en marcha un negocio, hay que tener adquiridos conocimientos y prácticas financieras saludables y saber desarrollar la inteligencia financiera. Todo lo que se aprende sobre cómo manejar el dinero, permite tomar una mejor decisión en el negocio.

  • Hablar y conversar en público

Como emprendedor es necesaria la relación con los clientes, socios y proveedores. Se tendrá que participar en reuniones y eventos, y hablar en nombre de la empresa frente a distintos medios de comunicación. Si no se logra con una expresión efectiva, se perderán muchísimas oportunidades de negocio para la empresa. Por ello, simplemente se trata de realizar prácticas para hablar en público con determinación, confianza y seguridad.

No es necesario convertirse en un experto orador, pero ayudará a manejar la comunicación no verbal y a aprender a manifestar y expresar las ideas de forma concisa y clara. En el emprendimiento digital aunque parezca que hablar en público no es necesario, es una de las cosas más importantes para conseguir contactos, clientes, colaboraciones y poder hacerte un hueco en el mercado.

  • Hay que saber venderemprendimiento digital

Una de las habilidades más importantes que todo emprendedor debe saber, es saber vender. Independientemente de a qué se dedique el negocio o de cuál es el rol dentro de él, en definitivas cuentas el emprendedor deberá interactuar con los distintos mercados si realmente quiere tener éxito.

Para saber vender, no solamente hay que convencer a alguien para que compre un producto y/o servicio, sino que también hay que saber convencer a posibles socios y aliados de que crean en esas ideas, así como a los inversores o colaboradores para que confíen en él y crean en esa misión.

  • Hacer siempre lo que se debe hacer, aunque no se quiera hacer

Cuando se habla de emprender, se habla de hacer lo que se ama, incluso cuando no se quiere hacer. Aunque suena incoherente, es totalmente cierto. Por mucho que se ama lo que se hace, habrá días en que no se querrá hacer.  Habrá momentos en que se tendrá pereza para ir a abrir el negocio, otros días en que se puede uno sentir cansado, otros en que se pensará que es más sencillo conseguir un trabajo que ofrezca seguridad, habrá días en que no se soportarán a los clientes o colaboradores… y es precisamente en esos momentos en los que se debe recordar el por qué empezó todo y el por qué la rendición no es una opción para el emprendedor.

Hay que ser auto-suficiente y disciplinado. Si es necesario que alguien esté dando órdenes para ponerse en acción, entonces es mejor elegir un empleo. El éxito comienza con la autodisciplina, y se puede empezar por uno mismo.

  • Hay que aprender a trabajar en equipo

Muchas veces se cree que es más fácil emprender en soledad para no discutir los pensamientos y las ideas con nadie, para no tener que compartir los beneficios del negocio y para no tener que depender de otras personas para efectuar un trabajo bien hecho; pero la realidad es otra, un gran negocio surge de un gran equipo.

El trabajo en equipo consiste en lograr encontrar a los mejores así como unirlos al negocio, ofrecerles confianza, así como saber delegar. Un equipo consigue éxito cuando todos sus miembros se complementan y trabajan de manera apasionada e interdependiente. Hay que aprender a rodearse de personas con más ganas de triunfo y de ese modo, se entenderá el poder de trabajar en equipo. Trabajar en equipo permite dividir los esfuerzos y multiplicar los resultados.

  • Hay que aprender a priorizar

En el emprendimiento digital, es fácil distraerse intentando abarcar toda aquella oportunidad que va surgiendo. Es más, una de las principales causas del fracaso empresarial es la carencia y la falta de enfoque. Al inicio de un nuevo negocio, hay que saber elegir y priorizar debidamente en qué orientar las energías y los recursos, o se terminará por hacer mucho y lograr poco. Emprender no es únicamente de trabajar mucho, sino de comprobar cuántos resultados se están obteniendo.  Hay que enfocarse en lo importante, es mejor hacer una única cosa pero hacerla mejor que nadie. No es que se tenga poco tiempo, sino que se pierde mucho.

  • Hay que aprender a decir que NO

Si se empieza a decir que SI a todo, se podría estar diciendo que NO a cosas verdaderamente importantes. En todo negocio, se toman una serie de decisiones que permiten su desarrollo sostenible, y eso incluye tener que decir que NO a muchísimas cosas, tales como a muchas oportunidades o a muchas personas.

Decir NO, no hace mala a la persona. En el emprendimiento digital, un emprendedor no está para satisfacer las distintas expectativas de los demás, sino que hay que ser lo suficientemente capaz de tomar decisiones con inteligencia y discernimiento.

No hay una clave para el éxito, pero lo que está claro es que la clave del fracaso es tratar de satisfacer y complacer a todo el mundo.

  • Hay que terminar lo que se empieza

Comenzar es fácil. El mundo está repleto de gente que día a día intenta hacer cosas nuevas, pero gran parte de estas personas desisten con anterioridad a la obtención de algún resultado. Si habitualmente se abandona un proyecto o se deja a medias lo que se empieza, seguramente jamás se logre constituir un negocio sostenible.

La probabilidad de fracasar en un primer intento de hacer un negocio es alta. Si se abandona después del primer intento, la frustración será inevitable. Pero si realmente se ansia el éxito, se tendrá que intentará una vez más. Después de un fracaso, las probabilidades del éxito van incrementándose significativamente con cada uno de los intentos. En el emprendimiento digital salen muchas oportunidades y adversidades, por lo que tenemos que ser firmes desde el inicio.

  • Hay que dar un esfuerzo extra

La tentación de abandonar no es tan fuerte cuando se está a punto de lograr un objetivo. Aunque el emprendedor se quede sin fuerzas ni energías, hay que hacer un último esfuerzo. A través de grandes sacrificios se obtienen grandes logros. Los esfuerzos no terminan cuando uno se cae, sino cuando uno se rinde. Cuando se da un esfuerzo extra, se rompen todos los límites y se crece en todo el sentido de la palabra crecer.

  • Hay que desarrollar la mentalidad de principiante

¿Qué significa disponer de una mentalidad de principiante? Simboliza ir por la vida eternamente como aprendiz que, con entusiasmo y humildad, va llenándose de experiencias y nuevos conocimientos. No es importante cuanto de lejos se llega o cuantas cosas se consiguen, sino las oportunidades que van saliendo para aprender cosas nuevas.

En el momento que se inicie en un negocio o en el emprendimiento digital, se sentirá una indescriptible emoción y la mente se llenará de ilusiones frente al recorrido empresarial que se acaba de emprender. Dicha emoción e ilusión de iniciar algo nuevo se debe mantener siempre viva en la mente y en el corazón del emprendedor cada día que pasa.

  • Hay que entregarse en cuerpo y alma por aquello que se ama

No hay que iniciar un negocio pensando en qué puede dar el negocio, sino en lo que el emprendedor puede ofrecer al negocio. Hay que emprender en algo que se ama, algo que haga olvidar las limitaciones físicas y que haga perder la noción del tiempo.

Cuando se ama lo que se hace, los miedos desaparecen y la mente está dispuesta a cometer locuras o correr riesgos. Todo aquello que se tiene en la cabeza llevará a lograr lo posible, todo aquello que se tiene en el corazón llevará a lograr lo imposible.

Y para finalizar con esta serie de requisitos que todo emprendedor debe de tener en cuenta a la hora de emprender, es importante valorar esta última reflexión:

Pregúntate: ¿Aquello que estoy emprendiendo o eso que más me encantaría emprender, es algo por lo que yo estaría dispuesto a fracasar?. Si la respuesta es un NO, es mejor que no emprendas.

Visita nuestros servicios de emprendimiento digital para emprender con buen pie:

Leave A Comment