Introducción

Una de las cuestiones que más se desconocen y que más se preguntan los usuarios es aquella que va relacionada con la fiscalidad, la legalidad (aviso legal, política de privacidad, etc) y la seguridad en internet, que implica la creación de un sitio web, tienda online o blog en general.

Detalles como qué tipo de aviso legal o si se debe ingresar una cantidad de dinero por la publicidad de AdSense implica una serie de obligaciones fiscales. Existe un marco legal que se ha de tener en cuenta en la creación de una web o tienda online y que tiene su importancia y afecta hasta a aquellas personas que lo crean como un entrenamiento personal, incluso sin ningún tipo de ánimo de lucro o profesional.

¿Qué significa aviso legal ?

El término “aviso legal” hace referencia a la recopilación de menciones o textos de carácter legal que una página web ha de contener, mediante los que permitirá el acceso a través de un enlace o un link, el cual se encontrará en un lugar visible que redirigirá a dicho contenido, de manera permanente así como obviamente gratuita.




No es necesario que dicho link se llame “aviso legal”, se puede modificar y hacer constar expresiones como -Cuestiones legales de interés para el usuario-, o bien -Datos o información jurídica de interés-, o cualquier otra semejante, siempre que quede claramente expuesto para que el usuario de la web localice en el citado link toda la información de carácter legal adecuado a la página.

Es más, habrá requisitos legales que no serán necesarios al hacer constar textos de aviso legal, sino que existirán exigencias como mostrar la descripción básica de cada uno de los productos o servicios que se ofertan en una web, o el precio puede aparecer en cualquier otro lugar de la web, en la ficha del producto por ejemplo.

¿Cuándo se está obligado a disponer de un aviso legal?

En los siguientes puntos que se mencionan a continuación se está obligado a tener el aviso legal que contiene las menciones de la actual Ley de Servicios de la Sociedad de la Información (LSSI), que es básicamente la norma marco de todos aquellos prestadores de servicios por medio de Internet.

  • Cuando se trate de una Web de empresa.
  • Cuando se trate de un blog corporativo (que esté asociado a un negocio o empresa).
  • Cuando a través de una web se obtienen ingresos, tanto de una forma directa por medio de las distintas actividades de comercio electrónico a través de la oferta de bienes y/o servicios, o bien como si dichos ingresos se perciben de una forma indirecta tales como los contratos de publicidad, y todo ello, independientemente de la cantidad y del volumen de ingresos que se vayan generando.

 

el aviso legal en el emprendimiento digital¿Qué requisitos legales debe contener el aviso legal?

Los requisitos legales que debe contener el aviso legal obviamente dependerán del tipo de web al que se haga referencia.

De este modo, si se hace referencia a un blog en el que solamente se cuelgan una serie de artículos, no se recogen datos personales de los usuarios en ningún tipo de formulario, ni se instalan cookies en los dispositivos de los usuarios puesto que, lógicamente, no hace falta ningún tipo de aviso legal. Pero evidentemente, es muy extraño que se encuentre un blog que no cumpla ninguno de los supuestos anteriores.

Si por lo contrario se hace referencia a una web que recoge datos personales mediante la cual no se percibe ningún tipo de ingreso, y en la cual tampoco se instalan las cookies, el aviso legal únicamente se compondrá de una política de privacidad.

De ese modo, si a través de una página web se obtienen unos ingresos de forma directa o indirecta, se recogen datos, se instalan las cookies, y se puede contratar productos y/o servicios, la citada página deberá contener un aviso legal que, en un principio, debe formarse por cuatro bloques:

o   Los requisitos legales o términos de uso

o   La política de privacidad

o   La política de cookies (como una parte de la política de privacidad)

o   Las condiciones de contratación

Habitualmente se confunden todos estos términos, es por ello que a continuación se explica qué contenido debe tener cada uno de los bloques mencionados anteriormente.

Requisitos legales o términos de uso

Hace referencia a las cláusulas dedicadas al uso por cualquier internauta u usuario que acceda a una web, ya sea por el hecho del tecleo del dominio o bien por hacer click sobre un determinado enlace que le redirija a la misma. Puede darse el caso de que no se contrate ningún servicio, pero existe la obligación de ofrecer la información de una serie de extremos al usuario.

Lo que menciona el artículo 10 de la LSSI (Ley de Servicios de la Sociedad de la Información) y en la Ley del Comercio Electrónico, obligatoriamente y de forma permanente, fácil, gratuita y directa es lo siguiente:

  • Nombre/Denominación Social del titular de la página web, domicilio o domicilio social, y cualquier otro dato que permita una comunicación efectiva y directa.
  • Número de Identificación Fiscal (C.I.F. o N.I.F.)
  • En el caso de una Sociedad Mercantil (Sociedad Limitada, Anónima, Comunidad de Bienes…), se debe hacer constar los datos la inscripción en el Registro Mercantil de la provincia correspondiente.
  • En el caso de que la actividad esté sujeta a un régimen con una previa autorización administrativa, se debe hacer constar la información relativa a la citada autorización, al igual que el órgano administrativo gestor de su supervisión.
  • En el caso de que se ejerza una profesión regulada (médico, arquitecto, abogado…), deberá hacer constar la información del Colegio Profesional correspondiente y el número de colegiado, así como el título profesional u oficial y el Estado de la UE y del Espacio Económico Europeo en el que fue expedido la citada titulación y, en su caso, la homologación correspondiente del mismo. Así mismo, se deberá hacer constar las distintos códigos de conducta y normas profesionales aplicables a la actividad de su profesión y los diferentes medios por los cuales se puede conocer (es suficiente con un link a la página que recoja el Colegio Profesional del que se trata).
  • Debe informarse de forma clara, exacta y concisa los precios de los productos y/o servicios que se ofertan. Se debe indicar si estos incluyen o no los impuestos aplicables, gastos de envío, o en su caso, aquello que dictamine las normas de las Comunidades Autónomas sobre las competencias de la materia.

Así mismo, también se puede incluir distintos tipos de cláusulas cuyo objetivo no es otro que ofrecer información al usuario de qué forma se quiere que se haga uso de la web:

Cláusulas relativas a la propiedad intelectual

Resulta conveniente dejar constancia en los términos de uso quién es el licenciatario o propietario (titular) de los contenidos de la web, así como información como cuál es el régimen al que se quiere someter el contenido de la web (con una reserva incondicional de derechos o si se opta a figuras del copyleft, licenciando o cediendo los contenidos, estableciendo límites o no a esa autorización de uso o licencia). Obviamente, esta acción dependerá del producto y/o servicio que se ofrezca a través de la web. Si por ejemplo se ofrece un software libre a través de la web, se tendrá que establecer de qué forma se permite el uso de ese software.

Cláusulas sobre la política de enlaces de la web

En las mismas se regula, básicamente, qué sucede con los enlaces que se publican en la web, exonerándose de la responsabilidad sobre el contenido de las páginas que corresponden a terceros y de las que no se tiene control alguno.

También se pueden establecer condiciones sobre cómo se quiere o no que se enlacen el resto de las páginas, como la prohibición de deep-links, frames, enlaces IMG o de imagen, que haga entender al usuario que están situadas en otra web que no es la principal. Finalmente, si quieren enlazarlos de esta manera, se realizará, pero al menos no se podrá esgrimir que no se advirtió.

Cláusulas sobre el derecho de exclusión al acceso webaviso legal para webs corporativas

Estas van destinadas a informar a aquellos que no cumplan las condiciones designadas en los distintos términos de uso que no podrán acceder a la web.

Reserva del derecho a la modificación de los términos de uso

Se puede incluir una reserva del derecho a la modificación de los términos de uso, pero siempre dejando claro y de manera expresa que la misma tendrá efectos con respecto a los usuarios que hagan uso de la web posteriormente a la citada modificación.

Y cualquier otra cláusula que se estime necesaria para la regulación del uso de la web por todos aquellos internautas que visitan la misma.

Política de privacidad

La política de privacidad hace referencia a las menciones que tiene la obligación de contener el aviso legal web en relación con la información de carácter personal recogida, en su caso, mediante los diferentes formularios que se hayan dispuesto por la web.

No importa la finalidad de dicho formulario (para comentar algo en el blog de la web, de contacto, para la contratación de un servicio, etc). En todos estos formularios se recogen datos personales, entendiendo por ello cualquier información concerniente a personas físicas identificadas o identificables, según el artículo 3 apartado a de la Ley Orgánica de Protección de Datos.

El aviso legal y las cookies

Las cookies no recogen datos personales, sin embargo sí que pueden proporcionar enormes cantidades de información sobre el hábito de navegación de un usuario, e incluso de una IP, y ya que esa información puede en algunas situaciones servir para la identificación del interesado, se debe informar del uso de las cookies a todos los usuarios con relación a lo mencionado en la Ley Orgánica de Protección de Datos.

La Agencia Española de Protección de Datos en el año 2014 sancionó por primera vez a una empresa por no avisar a sus usuarios del uso de las cookies y con una multa de 3500€, fue a partir de entonces cuando todo el mundo se tomó en serio estos requisitos legales.

En conclusión, para que una página web utilice las cookies, se debe recoger el consentimiento de los usuarios a la utilización de ellas, siempre previamente a su correspondiente instalación. Por ello, se recomienda que no se proceda a la instalación de todas las cookies una vez se entre a la web, sino una vez se acepte por el usuario la instalación de las mismas.

¿Cuándo se debe disponer de la política de cookies?

Según lo expuesto en el artículo 22.2 de la LSSI, si las cookies son instaladas con la única finalidad de realizar la transmisión de una información a través de una red de comunicaciones electrónicas, no es necesario la advertencia del uso de las cookies ni la disposición de las políticas de cookies, o bien en el caso de que resulte rigurosamente necesario, para prestar un servicio de la sociedad de aquella información solicitada por el destinatario de forma expresa.

¿Cómo informar de la utilización de cookies?

Entre los distintos métodos a destacar, destacan los siguientes:

  1. Por medio de la aceptación y conformidad de los “Términos y condiciones de uso”, o bien de su “Política de privacidaduna vez solicitada la alta de un servicio.
  2. Mientras se realiza el proceso de configuración de la aplicación o de la página web.
  3. Cuando se solicite una función nueva ofrecida en la aplicación o en la página web.
  4. Con anterioridad al momento de descargar una aplicación o servicio ofrecido en una página web.
  5. La llamada “información por capas”:

Es el procedimiento más extenso. La primera capa sería la ventana de aviso que al entrar a una web salta automáticamente (a través de la instalación de un plugin), en el que se debe informar si la web utiliza cookies o bien de la propia web o bien de terceros, describiendo en todo momento y clara y sintéticamente, la finalidad de su instalación, disponiendo al usuario a tener más información en un enlace o link que redirija a las políticas de cookies, y advirtiendo que si el usuario sigue navegando por dicha web se entenderá que está aceptando el uso de cookies.

Es de alta importancia que si las cookies van a ser instaladas para conocer los distintos hábitos de consumo o para realizar diferentes análisis de estadística, se exprese tal cual ya en la primera capa de la información sobre los cookies.

Y la segunda capa, que sería el texto descriptivo y relativo a la política de cookies al que remitiría el link que habría puesto en el término “aquí” de la primera capa, en donde se tendrán que detallar los siguientes puntos:

o   Definiciones y funciones de las cookies de forma amplia.

o   Información mediante un listado o cuadro sobre la clase de cookies que usa la página web y sus finalidades. No hay necesidad de especificar el nombre de cada cookie que se instale en el dispositivo del usuario, sino que hay que informar si se trata de cookies publicitarias, técnicas, analíticas, comportamentales, etc.

o   Información sobre el modo de desactivar o sobre la eliminación de las cookies por medio de las funcionalidades que son facilitadas por la web o a través de las herramientas proporcionadas por el terminal o el navegador, así como el modo de revocación de consentimiento ya prestado.

o   Información sobre la identidad de quién usa las cookies, es decir, si la información que se obtiene por las cookies es utilizada solo por la web o si también son tratados por terceros que la web ha contratado la prestación de un determinado servicio el cual se requiera la utilidad de cookies, con la identificación de los mismos.

En conclusión, la finalidad es la obtención de un consentimiento informado del usuario a través de la cual nadie pueda reclamar que el usuario no tiene la información de conocer qué cookies son instalados en su dispositivo cuando tiene acceso a nuestra web.

aviso legal en blogs corporativosLas condiciones de contratación

Este es el cuarto bloque sobre el que se debe sostener nuestro aviso legal web.

Dichas condiciones de contratación son las cláusulas del contrato que de manera electrónica formaliza el titular de la web, con aquellos usuarios que muestran interés por los productos y/o servicios que son ofertados a través de dicha página.

Hay que poner especial atención con la redacción de las citadas condiciones de contratación, ya que se debe especificar e informar al cliente de cada uno de los aspectos que exige la Ley, siempre con anterioridad a la contratación, así como cumplir con todas las obligaciones legales posteriores a la contratación.

Hay que tener especial cuidado con las cláusulas que puedan considerarse demasiado abusivas, ya que los servicios de consumo llevan a cabo inspecciones y pueden lanzar un expediente sancionador por tener incluidas cláusulas de estas en las condiciones de contratación.

Por otra parte, existen algunas obligaciones legales para cumplir después de la contratación del producto y/o servicio, como por ejemplo, la confirmación de la recepción de la aceptación del usuario/cliente.

En un plazo de 24 horas a la recepción de la aceptación del usuario/cliente, hay que avisar y confirmar al cliente a través de un modo equivalente al proceso utilizado para la contratación que se ha recibido su aceptación. Además de ser una exigencia legal es una tarea que siempre dará una seguridad a los clientes.

Confirmación de contrato celebrado a través de un soporte duradero

Durante un plazo razonable posterior a la celebración a distancia del contrato, con un plazo máximo equivalente a la entrega de los productos o con anterioridad al inicio de la realización del servicio, debe facilitarse al cliente una copia del contrato en un soporte duradero. Así mismo, el consumidor puede solicitar la anulación del contrato, en caso contrario.

Conclusiones: Seguridad de Internet

Somos conscientes de que la materia no es especialmente amena y atractiva, pero hay que concienciarse de la suma importancia de todas estas cuestiones a la hora de iniciar y emprender un negocio online. Para ello, es necesario revisar todo el aviso legal considerando todos estos requisitos legales que hemos estado viendo para comprobar si se está cumpliendo legalmente.

Leave A Comment